catamaran house vivienda bioclimatica

La casa Catamarán ha conseguido aunar los deseos de una familia apasionada por el mar Mediterráneo, la calidez de su sol y la frescura de sus vientos sin renunciar para ello al confort de una vivienda vernacular y evitando, en todo momento, generar la más mínima huella ecológica durante su proceso de construcción.

Grupo Egoin participó en el diseño de una solución de madera estructural a través de paneles de CLT para su edificación a la que destinaron 244 metros cúbicos de madera local de los bosques del País Vasco cercanos a su sede en Ea (Bizkaia). “La madera no sólo ha generado un enorme grado de confort sino también la amortiguación térmica e higroscópica (capacidad de absorber la humedad) necesaria de una vivienda en un enclave tan especial como éste”, explica el arquitecto del estudio CODA, Enrique Soriano, co-responsable, junto al estudio Eneseis, del proyecto.

“El objetivo era realizar una vivienda eminentemente mediterránea, esto es, una vivienda que aprovecha de forma activa las bondades del clima en el que se ubica, manteniendo el mayor nivel de confort y minimizando la huella ecológica de la construcción”, remarca Soriano.

La vivienda utiliza un sistema ligero de pantallas de madera maciza contralaminada CLT en su estructura que aportan, además de aislamiento y confort higroscópico, un bajo consumo energético. De ahí que los arquitectos no dudaran en contar con Egoin para dar respuesta a todos los retos planteados los deseos de los clientes finales.

“La excelente relación calidad-precio y la apuesta clara por la madera estructural nos hicieron contar con Egoin desde el principio”, explican desde CODA.

El proyecto, además, ha buscado integrar las voluntades proyectuales con las estrategias bioclimáticas. “Por ello, aunque la topología programática esté definida en conjunto con el cliente, la determinación final de la métrica y los niveles de permeabilidad, transmitancia e inercia vienen determinados por el afinado progresivo de análisis termodinámicos”, detallan.

Las estrategias pasivas se han basado en el control del calentamiento con sistemas simples para protegerse del sol como las lamas formando vanos de mallorquinas correderas, o como el volado del volumen de la planta superior y la búsqueda de una ventilación cruzada natural.

Detalles todos ellos que hacen de la Casa Catamarán un proyecto singular de Grupo Egoin para el estudio de arquitectura CODA.

FICHA TÉCNICA:

Arquitectos:

Enrique Soriano, Pep Tornabell. (www.coda-office.com)

Daniel Solbes Ponsoda, Jose Luis Duran Arribas. (www.eneseis.com)

Contratista:

Martínez Arce

Estructura de madera:

Egoin

Colaboradores:

Consultoría energética: Daniel Calatayud, Coque Claret y Arqbag

Aparejadora: Sofía García

Obra terminada: David Frutos.

Durante la Obra: Andrés Flajszer.

Ubicación: Alicante

Año de construcción: 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *