Londres con sabor a madera

Barrets Grove.

Zúrich, Singapur, Estocolmo, Viena… Durante los últimos años muchas de las grandes ciudades del planeta han hecho una apuesta decidida por el medio ambiente y han implementado medidas sostenibles en sus propios procesos de desarrollo urbanístico.

Londres es una de esas ciudades. Aunque se trata de una megalópolis de 1.500 km2 de superficie y más de 14 millones de habitantes con una actividad frenética durante todo el año, su defensa de la sostenibilidad y su calidad de vida le han hecho acreedora del título de Mejor ciudad del mundo para vivir y trabajar en 2021. Una muestra de este nuevo carácter sostenible es que durante los últimos años algunos de los estudios de arquitectura más destacados del país han hecho una apuesta decidida por el uso de la madera CLT en sus proyectos. Y en este escenario, Egoin se ha situado como una de las empresas de referencia del sector gracias a su participación en un amplio abanico de proyectos, desde la edificación de bloques de viviendas hasta la construcción de todo tipo de equipamientos.

En el apartado residencial, Egoin ha sido capaz de integrar sus soluciones de madera CLT en las viviendas de estilo victoriano y los icónicos stock brick que adornan sus fachadas, y ha participado en la construcción de varios edificios que se han convertido en una referencia arquitectónica de la ciudad. Uno de ellos es Barrets Grove, erigido en el barrio de Stoke Newington junto con el estudio de Arquitectura Amin Taha+Groupwork: se trata de una residencia multifamiliar de seis apartamentos distribuidos en seis plantas que fue destacada en los premios RIBA London Awards de 2017 y nominada al Sterling Prize de Arquitectura de 2017. gracias a una combinación de madera y ladrillo autoportante, que consigue una integración perfecta en el entorno urbano. Tanto los techos como las paredes están realizados con madera CLT y sus acabados interiores muestran una veta expuesta para conferir al conjunto un carácter icónico.

Obra del proyecto de Costa Street.

Otra de las promociones residenciales más destacadas, en este caso por las peculiaridades de su diseño, fue la realizada en Costa Street, un proyecto de seis viviendas situado en el barrio de Peckham, una zona multicultural que, sin embargo, conserva nítidamente la identidad urbanística británica. El edificio cuenta con una geometría y una fisionomía exterior a base de madera, pizarra y ladrillo negro que nada tienen que ver con la estética clásica de las viviendas londinenses; muy al contrario, proyecta un diseño rompedor de aspecto tiznado y forma de aleta de tiburón al que los promotores han combinado con interiores, paredes y techos realizados en madera CLT. El resultado es un inmueble que se ha convertido en uno de los lugares más referenciales de la zona.

Vista final del proyecto de Costa Street.

Junto a estos proyectos, Egoin ha participado en la construcción de varias escuelas en el área metropolitana de Londres. La sostenibilidad, eficiencia, robustez y calidez de la madera la han convertido en uno de los materiales idóneos para la construcción de este tipo de infraestructuras. Uno de los equipamientos educativos más sensibles en los que ha participado es la reconstrucción de la escuela primaria Edith Neville Primary School en Kings Cross, dirigido por el estudio Hayhurst & Co Architects. La nueva sede de la escuela incluye una escuela primaria de 1 a 2 años, una guardería, un centro familiar y un centro de acogida para los padres, lo que proporciona a los alumnos un entorno de aprendizaje de vanguardia.

Dentro del ámbito educativo, Egoin también ha colaborado en la construcción de la Escuela de Abbey Court para chicos y chicas de entre 3 y 19 años con discapacidad mental. Se trata de un edificio totalmente funcional con capacidad para 225 alumnos, de fácil acceso al exterior y con un diseño pensado para resolver las necesidades de accesibilidad y psicológicas del alumnado. El edificio, liderado por PTAL Architects y de casi 4.000 m2 de superficie, utiliza madera CLT para sus cubiertas, que están suspendidas sobre vigas laminadas para reducir luces y costes. La estructura del edificio se complementó con una pérgola de madera de alerce laminada situada en las zonas de recreo. A este respecto, Egoin está trabajando en la ampliación de la escuela mediante la construcción de una nueva nave de dos alturas, lo que supondrá 1.600 metros cuadrados adicionales.

Además de este centro de educación especial, Egoin ha participado en la construcción de la escuela de Educación Primaria Wellington School, en Heathrow. Se trata de una infraestructura funcional dirigida por el estudio Aww Architects cuya estructura está íntegramente realizada con paneles de madera CLT que soportan luces de 8 metros, mientras que el pabellón tiene una cubierta apoyada en vigas laminadas de 15 metros de vano.

Asimismo, Egoin también ha colaborado en el desarrollo del Sands End Arts and Community Centre en Fulham, al sudoeste de Londres, un centro cívico con cafetería y guardería, dirigido por el estudio MAE Architects. En este proyecto la labor de Egoin ha consistido en el diseño, fabricación y montaje de la superestructura en paneles CLT, MLE con madera de picea y acero que sirven de conexión con el parque adyacente. El diseño paisajístico de este proyecto está inspirado en los viveros exóticos, así como en el antiguo uso hortícola del lugar.

El CLT, solución constructiva para todo tipo de equipamientos

Las características que ofrece la madera la han convertido en un material idóneo para la construcción de cualquier tipo de equipamientos, como los religiosos, en los que Egoin se ha especializado durante los últimos años. El proyecto Belarusian Chapel, por ejemplo, fue construido en Londres por encargo de la Santa Sede para conmemorar el 30º aniversario de la catástrofe nuclear de Chernóbil. Su particularidad reside en que se trata del primer edificio de la ciudad que utiliza íntegramente la madera desde el gran incendio que asoló la capital inglesa el año 1666. Para su construcción, dirigida por el estudio Spheron Architects, Egoin utilizó abeto Douglas para la estructura principal, y empleó paneles CLT de pino radiata para las paredes suspendidas y la cubierta.

Por su parte, el proyecto de Bedford Christ Church ha sido uno de los más destacados en los que ha participado la empresa vasca en el Reino Unido. De la mano de la prestigiosa ingeniería británica Smith & Wallwork y el estudio de arquitectura Grindley Architects, Egoin afrontó la reconstrucción de este espacio multiusos y su conversión en un edificio singular con varias premisas de partida: el nuevo equipamiento debía otorgar un gran protagonismo a la madera CLT para que destacara tanto su tonalidad como la geometría, y prestar una atención especial al detalle en todas las fases del proyecto. El resultado ha sido un espacio polivalente e icónico capaz de acoger, por un lado, las celebraciones religiosas y de ofrecer, por otro, diferentes servicios comunitarios de carácter social y cultural.

Bedford Christ Church.

Por último, otro ambicioso proyecto de reconversión ha sido el museo Command of the Oceans, situado en el Astillero de Chatham, en Kent. Este edificio está erigido sobre un antiguo taller de confección de velas y es conocido porque fue donde se construyó en 1765 el “HMS Victory», buque insignia del almirante Nelson para la batalla de Trafalgar de 1805. El imponente edificio consta de 20 pórticos de madera laminada con cubierta de CLT que deja la estructura de madera totalmente expuesta y en contraste con la estructura de madera tradicional de la nave. El proyecto fue dirigido por Baynes&Mitchell Architects y estuvo nominado Stirling Prize de Arquitectura de 2017.

Estas referencias dan una muestra de la creciente implantación de Egoin en el Reino Unido y del protagonismo que han adquirido sus soluciones de madera CLT para la construcción de todo tipo de equipamientos residenciales, sociales, educativos, culturales y religiosos, en línea con el concepto de construcción sostenible.

Belarusian Chapel.