Dicen que la ficción siempre suele superar a la realidad. Y así ha ocurrido, al menos, con el argumento de la película El Hoyo, la ópera prima del realizador bilbaíno Galder Gaztelu-Urrutia que bate récords de espectadores y que actualmente emite Netflix.

Su argumento es tan original como aterrador: una estructura infinita de hormigón de 300 niveles mantiene confinadas a centenares de personas cuya única forma de sustento proviene de una gran plataforma con comida que desciende nivel a nivel por un enorme agujero central. Lo que ocurre es que los moradores tienen que comer de las sobras que dejan sus vecinos de arriba. Un argumento brillante, que alimenta una realidad asfixiante y distópica.

Sin embargo, existe un elemento fundamental de la película que demuestra que, en ocasiones, la realidad sí puede superar a la ficción: su decorado. La estructura y la plataforma de El Hoyo no estaban construidas de hormigón, tal y como indica el guion de la película, sino de madera; en concreto, de vigas y paneles de forjado fabricados con madera de pino radiata. Y esta singular cárcel tampoco estaba dividida en 300 niveles, sino en tres pisos de entre 2,9 y 5,5 metros de altura. La magia del cine y la de Egoin hicieron el resto.

En total Egoin utilizó 44 m3 de madera para erigir una gran estructura de 12,2 metros de altura con una superficie en planta de 57,04 m2. En medio, un gran agujero de 2 x 2,8 metros acogía la plataforma, también de madera, que en la ficción distribuía la comida entre los confinados. Egoin apenas tuvo que dedicar dos semanas para completar el diseño y el proceso productivo de las vigas y los paneles que integraban la estructura; trasladó todo el material en un único camión hasta el set de rodaje, una gran nave situada en Zorrotzaurre, y completó el montaje en menos de tres días, todo ello con la colaboración de la constructora Eiser.

Casi dos años después de finalizar aquel proyecto, El Hoyo acumula nominaciones y premios, y en la actualidad triunfa en Netflix como una de las películas más vistas en Estados Unidos y en España. El filme se estrenó en cines el pasado 7 de noviembre y recibió un premio Goya y otro premio Gaudí a los mejores efectos especiales, además de estar nominada en varias categorías, entre ellas la de mejor director novel y mejor guion original. El pasado 20 de marzo se estrenó en Netflix, y ya el primer día se convirtió en el filme más visto en España, puesto que después ha repetido en Estados Unidos.

Todos estas cifras y datos dan una muestra de la flexibilidad, robustez y versatilidad que ofrece la madera para llevar a cabo cualquier tipo de proyecto constructivo, incluido el decorado de una película diseñado en un tiempo récord y que ha sido capaz de ofrecer prestaciones propias de una superproducción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *