Video realizado por el Estudio de Arquitectura i-arquitecture

Egoin ha participado en un proyecto europeo promovido por la Fundación HAZI que le ha permitido diseñar y fabricar una solución de almacenamiento innovadora, modular y movible basada en madera pirenaica. El objetivo de este proyecto, cuya dirección técnica ha estado en manos del Estudio de Arquitectura i-architecture,  ha consistido en desarrollar nuevos productos innovadores realizados en madera técnica proveniente de la zona de los Pirineos, que respondan a una petición o demanda concreta. 

En este caso, la solución desarrollada por Egoin en este proyecto europeo denominado iForwood, partió de una necesidad: HAZI constató los problemas de almacenamiento que tenía un club de tiro con arco de Vitoria-Gasteiz para mantener su material a salvo de la climatología y en una zona accesible. El Club necesitaba un lugar específico y con unas dimensiones determinadas para almacenar su material, pero no podía realizar una construcción fija en la zona para custodiarlo.

A partir de ese momento, HAZI -Fundación adscrita al Departamento de Agricultura del Gobierno Vasco y que tiene como objetivo impulsar la competitividad y la sostenibilidad del sector primario, alimentario y del medio rural y litoral vasco-, encargó a Egoin el desarrollo de un contenedor de almacenamiento desmontable, diseñado para su uso exterior y fabricado con una combinación innovadora de madera procedente de explotaciones del Pirineo. 

El objetivo consistía en conseguir un gran recipiente modulable, que pudiera ser trasladado de sitio con facilidad, e impermeable y resistente a la climatología adversa para preservar su estanqueidad interior sin necesidad de llevar a cabo tratamientos de mantenimiento periódicos. De esta forma, la solución no solo serviría para almacenar material con total seguridad, sino que también podría ser utilizada para otros fines como la construcción de viviendas modulares prefabricadas.

Para llevar a cabo este proyecto, Egoin desarrolló una solución basada en madera CLT de tres capas que incorporaba pino alerce, pino radiata procedente de bosques de Euskadi, así como planchas de Accoya, madera resistente a la humedad, a los cambios de tiempo y a la meteorología adversa que no precisa de mantenimiento. Así también se aplicó un tratamiento de acetilado.  El proyecto ha contado con la colaboración de la empresa Gamiz. 

Los responsables del proyecto también querían que la cubierta del contenedor no tuviera que soportar acumulaciones de agua cada vez que lloviera, como ocurre con las superficies planas de los contenedores convencionales. Para ello, Egoin diseñó una compleja cubierta a dos aguas en diagonal que ha requerido una notable labor de ingeniería y que ha quedado sellada gracias a la colocación de tiras de neopreno en las juntas que impiden el paso del agua.

El módulo, que tiene unas dimensiones similares a las de un contenedor marítimo de transporte convencional, se montó en las instalaciones de Egoin para ser trasladado a su ubicación definitiva en Vitoria-Gasteiz.

Tal y como explica el responsable del Área Forestal de HAZI, Iñaki Gerenabarrena, el resultado ha sido un “proyecto redondo, replicable y que ofrece un comportamiento óptimo en todo tipo de condiciones meteorológicas”.  “Se trata de una solución de almacenamiento para el medio y el largo plazo que no necesita ningún tipo de tratamiento gracias a la incorporación de planchas de madera Accoya, y en la que Egoin ha jugado un papel fundamental”, tanto en materia de “diseño como de cálculo, ingeniería y montaje”, concluye.

El director comercial de Egoin, Unai Gorroño valora muy positivamente la colaboración con HAZI en el marco del proyecto europeo iForwood y destaca la componente experimental e innovadora de esta iniciativa. “Se trata de un proyecto con un alto componente innovador que conjuga la madera de Alerce y Accoya para fabricar el CLT, que le otorgan una solidez en el plano estructural y a su vez le protege frente la humedad exterior y las inclemencias climáticas”. 

“Y, además, es un módulo se puede trasladar a diferentes emplazamientos como una única pieza monolítica gracias a su diseño, respondiendo así a la flexibilidad y adaptabilidad de un edificio modular”, concluye Gorroño. 

El proyecto europeo iForWood pretende compensar las dificultades que tienen las empresas madereras de ámbito pirenaico para rentabilizar sus explotaciones debido a la orografía mediante el fomento de proyectos de innovación que persiguen una mayor valorización de los productos forestales. Su finalidad es contribuir a aumentar la rentabilidad de estos recursos, y mejorar la competitividad y productividad de las empresas madereras pirenaicas a través de la cooperación en materia de I+D+i.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *